Pasos para hacer un viaje astral - Calma y Balance
711
post-template-default,single,single-post,postid-711,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive,currency-cop
viaje astral

Pasos para hacer un viaje astral

Un viaje astral es ese momento en que tu conciencia se separa de tu cuerpo, bien sea de forma inducida o de forma espontánea. Este viaje astral tiene un efecto positivo sobre la persona, dejando su cuerpo físico en reposo por un tiempo.

Quizá al leer sobre el viaje astral recuerdes al Dr. Stephen Strange, un personaje de Marvel, conocido por realizar viajes astrales. Uno de sus primeros propósitos para realizar un viaje astral fue darle descanso a su cuerpo físico mientras su cuerpo astral seguía estudiando las artes místicas.

Por otro lado, a estos viajes también se les conoce como experiencia extracorporal, donde estando en tu cuerpo astral puedes observar tu cuerpo físico.

Estos son un fenómeno natural, aunque la mayoría de las veces las personas si quiera saben qué son, si los han tenido o cómo se llama esa experiencia que han tenido una o varias veces en su vida.

Un hilo plateado, no rojo

Si pensabas que el hilo rojo es el único que existía, aquí te has dado cuenta que no. El hilo plateado es una especie de cordón umbilical entre tu cuerpo físico y tu cuerpo astral. Este hilo es extensible y no tiene límites, por lo que puedes alejarte tanto como quieras pero nunca se perderá esa conexión con tu cuerpo físico.

Se le llama de esta forma debido al color plateado que se puede percibir desde afuera, y la información que recibes tanto del plano astral como del físico son transmitidos por medio de este hilo plateado y por este hilo no tienes el riesgo de quedarte estancado en el plano astral.

¿Has experimentado un viaje astral?

Así como has leído previamente, las personas tienen viajes astrales sin saberlo, alrededor del 80% de los adultos lo ha tenido.

Para saber si has tenido un viaje astral, piensa, ¿alguna vez has visto tu cuerpo físico desde arriba? La sensación de estar observando a tu propio Yo desde otro lugar.

Hay distintas sensaciones que pueden indicar que ya has tenido un viaje astral, como la sensación de que estás cayendo mientras te estás quedando dormido, una especie de tirón que puede representar una entrada forzosa al cuerpo físico. Incluso, esas temidas parálisis de sueño que a veces ocurren y ves todo a tu alrededor pero no puedes mover tu cuerpo físico.

La próxima vez que tengas una experiencia de estas, relájate. No intentes mover tu cuerpo, ya que tu cuerpo astral puede estar muy lejos de tu cuerpo físico y le tomará un tiempo en regresar.

Por el contrario, cuando peleas e intentas mover tu cuerpo, te despiertas sobresaltado y cansado, así que solo intenta tranquilizarte.

Otras de estas sensaciones pueden indicarse como un sonido en la zona de la cabeza o una vibración en alguna parte del cuerpo –a veces en todo el cuerpo– y que este no responde a tus órdenes al principio.

Además, la sensación de querer caminar y sentir tus extremidades muy pesadas, o intentar ver pero tu visión se torna borrosa y no captas la imagen por completo.

Estas experiencias resultan ser proyecciones astrales. Por supuesto, todas estas seguramente han sido de forma inconsciente, y es que hay proyecciones astrales inducidas, espontáneas, planeadas o no.

Pasos para hacer un viaje astral

Hay distintas técnicas que facilitan los viajes astrales. Y queda de la persona cuál le resulte más sencilla o cómoda, después de todo, no es tan fácil simplemente dejarse ir y poder desenvolverse en el plano astral.

Esto es así debido a que se acostumbra a ver con los ojos y caminar usando las piernas. En el plano astral no es de esta forma, puesto que es más como flotar, y para ver, es más usando tu mente, o “el tercer ojo” como le llaman algunos.

La siguiente técnica es muy sencilla, pero necesitarás de algunos objetos para empezar, como un espejo, una mesa o taburete a un lado de la cama, 1 vela y un vaso de agua. Estos se sitúan a un lado de tu cuerpo, procurando que el espejo refleje la parte superior de tu cuerpo, la vela frente al espejo y el vaso de agua frente a esta. Esto supone hacer el viaje más sencillo para quienes no tienen experiencia en ello.

Recuéstate preferiblemente en tu cama hacia tu lado izquierdo y realiza 10 respiraciones profundas. En este momento debes estar pensando en simplemente dormir, no con la intención de salir de tu cuerpo, simplemente dormir.

Una vez que realices las respiraciones, enfócate en un ruido específico. Bien sea la vibración del aire acondicionado, el latido de tu corazón, el ladrido de un perro, los pájaros, los autos que pasan, cualquier sonido en el que puedas enfocarte e intenta focalizarlo con tu oído derecho ya que este es el que está hacia afuera y no cubierto por la almohada.

Ahora visualiza el sitio al que quieres ir, aunque puedes empezar imaginando tu propia casa y en algún momento sentirás pequeñas vibraciones y a sentir tu cuerpo algo pesado, unas vibraciones similares a lo que sientes si tocas una corneta con volumen bajo. Estas vibraciones se extenderán por tu cuerpo y se volverán más fuertes y luego escucharás un chasquido en tu oído derecho. Enfócate en ello y trata de amplificarlo, intenta escucharlo lo más que puedas.

Para este punto ya deberías haber logrado la proyección astral, y aquí viene otra parte complicada.

Ya que has dejado tu cuerpo físico, sentirás que no puedes moverte, así que no pienses en caminar, simplemente déjate flotar. No pienses o analices esto, solo actúa. Tal cual harías si estuvieras en el plano físico y quisieras caminar. ¿Simplemente te levantas, cierto?

Ve también: Reikista

Desde allí podrás desplazarte al sitio que quieres ir, solo flotando y viajando a tu destino. Cuando quieras regresar, solo piensa en retroceder y visualiza tu cuerpo, o intenta sentir las manos o pies de tu cuerpo físico.

Aunque suele pasar que regreses sin querer, sobre todo cuando no tienes experiencia en estos viajes. Por supuesto, esto es complicado de hacer y muchos fallan al primer intento, y al segundo, y quizá varios más.

En este caso, no intentes repetir la proyección de inmediato, deja que pase el día e inténtalo al siguiente.

Como bien dicen, la práctica hace al maestro. Así que con el tiempo te volverás más certero al momento de hacer viajes astrales, así como verás la necesidad de hacer ejercicios y comer saludable.

Una recomendación para que sigas antes de hacer estos pasos para hacer un viaje astral es que evites comer carne roja u otra comida pesada, en ocasiones basta con dos vasos de agua que puedes ingerir en las horas previas a tu sesión.

El viaje astral no presenta riesgos para la salud, en realidad sirve más que todo para que las personas sean consientes de lo que hay más allá del plano físico y cuánto podemos hacer si se aprende a tratar con él.

Tags:
Marling Escobar
marlingescobar@gmail.com
No Comments

Post A Comment

WhatsApp chat